Crece la Violencia hacia los niños, niñas y adolescentes

Noticias 01 de junio de 2016 Por
YAEL BENDEL, SECRETARIA NACIONAL DE NIÑEZ, ADOLESCENCIA Y FAMILIA, OPINÓ PARA TEĹAM, A POCOS DÍAS PARA LA MARCHA #NIUNA MENOS, SOBRE LA NECESIDAD DE "REFLEXIONAR SOBRE LAS DISTINTAS Y CRECIENTES FORMAS DE VIOLENCIAS DE LAS QUE TAMBIÉN SON VÍCTIMAS LAS NIÑAS Y NIÑOS Y ADOLESCENTES" PORQUE "LA VIOLENCIA DE GÉNERO NO RECONOCE EDAD"
Violencia
Violencia en aumento hacia los niños, niñas y adolescentes

Télam- Faltan pocos días para la marcha #NiUnaMenos. Y es una ocasión para reflexionar sobre las distintas y crecientes formas de violencias de las que también son víctimas las niñas y niños y adolescentes. Las cifras son alarmantes. También es preocupante el uso de las redes sociales sin el control y la mirada de adultos responsables.

Mientras reposamos en la idea de que están cerca y seguros, inescrupulosos se infiltran en pantallas disfrazándose de amigos y convirtiendo su presencia en la mayor amenaza de las niñas y jóvenes.

Las redes sociales son esa persona extraña del colectivo que tantas veces nos aconsejaron no hablarle.

Por nuestra experiencia en la temática de infancia y adolescencia sabemos que muchos adolescentes que abandonan sus hogares, lo hacen por una relación establecida en las redes sociales. Se pasan horas conectados con personas que generalmente mienten su identidad, saben todo de ellos. Llegado el momento, seguramente el más vulnerable, utilizan la angustia prometiendo subsanarla y la convierten en ultrajo y muchas veces, en muerte.

Desde las distintas áreas en las que se trabaja con los niños, niñas y adolescentes sabemos que la tarea es sistemática, que las políticas integrales son la clave para abordar la prevención de las distintas formas de violencias.

Estar informados, conocer los riesgos es imprescindible y también es importante la manera en que abordamos esta cuestión con los adolescentes ya que prohibir seguramente, generará en ellos más curiosidad. Hay que dialogar y acordar el uso responsable. Los chicos y chicas que cortan el diálogo con los adultos que deben cuidarlos están en un estado de vulnerabilidad más alto porque se pueden aislar y es ahí donde los perpetradores pueden encontrar un resquicio.

El domingo supimos del asesinato de Micaela de tan solo 12 años y todos sentimos un profundo dolor. Por ello, cada uno de nosotros, desde los distintos roles que nos toca ocupar tenemos que redoblar esfuerzos para evitar que hechos tan aberrantes como estos vuelvan a repetirse.

Debemos visibilizar las distintas violencias que padecen niños, niñas y adolescentes. En los Foros y Talleres para adolescentes que organizamos desde la Secretaría Nacional de Niñez Adolescencia y Familia en cada provincia del país, surge como un tema recurrente: la cuestión de la falta de diálogo, y este, consideramos es un punto a atender, por ello trabajamos con equipos profesionales para fomentar la comunicación intrafamiliar, darles herramientas y fortalecerlos en su autoestima.

Muchos niños y niñas sufren en su cotidianidad las violencias que se profesan sus padres, las separaciones traumáticas, las peleas por las tenencias, el desarraigo entre otras cuestiones. Son víctimas de violencia institucional, de violencia de sus propios compañeros. Por ello reforzamos los dispositivos de atención y trabajamos con los sistemas de protección de derechos de cada una de las provincias para fortalecer el estado y estar mas cerca de las niñas y los niños de todo el país. Sabemos que esto no es suficiente por ello, necesitamos el involucramiento de todos los actores sociales.

El 3 de junio marcharemos nuevamente para seguir poniendo voz, cuerpo y reclamo de justicia y también lo haremos por los niños, niñas y adolescentes. Porque la violencia de género no reconoce edad.

(*) Secretaria nacional de Niñez, Adolescencia y Familia.

Te puede interesar