PENSASTE ALGUNA VEZ: ¿QUIÉN HIZO MI ROPA?

CAMPAÑAS 29 de junio de 2016 Por
Carry Somers revolucionó el mundo de la moda con una pregunta simple y compleja a la vez: “¿Quién hizo tu ropa?”. fundó el movimiento internacional Fashion Revolution buscando concientizar sobre las condiciones de trabajo en la industria textil
maxresdefault (1)
¿QUIÉN HIZO MI ROPA? - REVOLUTION FASHION: SENSIBILIZAR SOBRE EL MUNDO DE LA MODA

images (12)El 24 de abril del 2013, el edificio Rana Plaza en Bangladesh colapso. 1,133 personas murieron y 2,500 resultaron heridas, haciendo el evento, el cuarto mayor desastre industrial de la historia. 

Ahí fue cuando nació Fashion Revolution. Había 5 fábricas de ropa en Rana Plaza y todas fabricaban ropa para el mercado occidental. La mayoría de las víctimas eran mujeres. Consideramos que 1,133 personas son demasiadas para perder en el planeta en un solo edificio, en un horrible día y no levantarnos a demandar un cambio. Desde entonces, personas de todo el mundo se han unido para usar el poder de la moda para cambiar el mundo. Fashion Revolution es un movimiento global de personas como tú.

El lado humano de la moda Millones de personas trabajan en la industria de la moda. Creemos que la industria puede y debería trabajar mejor por todos ellos.

DERECHOS HUMANOS Trabajo forzoso, trabajo infantil, acoso sexual, discriminación y condiciones peligrosas de trabajo. Éstas son solo unas de las cosas que las personas que hacen nuestra ropa deben enfrentar todos los días. A pesar de que hay estándares internacionales y leyes nacionales que deben proteger a las personas, el abuso de los derechos humanos es constante en la industria de la moda.

El índice global de esclavitud estima que 36 millones de personas están viviendo en algún tipo de esclavitud moderna; muchas de éstas personas están haciendo ropa para el marcas occidentales. SALARIO JUSTO El salario mínimo legal en la mayoría de los países de fábricas textiles es raramente suficiente para que los trabajadores vivan. Por ejemplo, en Bangladesh, está estimado que el salario mínimo solo cubre el 60% del costo viviendo en barrio pobre.

Salarios bajos hacen que los trabajadores textiles estén en un ciclo de pobreza y agregando la presión de trabajar horas extras, que impacta en su salud y su seguridad, y afecta también en la calidad de las prendas. ARTESANÍAS La ropa y accesorios producidos en masa han dañado el lado artesanal, la herencia de tener habilidades artesanales ha pasado por generaciones entre comunidades alrededor del mundo.

Millones de personas en países en desarrollo – la mayoría mujeres – dependen del trabajo artesanal. Pero por ahora, ese comercio corre riesgo y tiene un futuro incierto. LUCY SIEGLE 10 11 El impacto ambiental de la moda Ahora, fabricar ropa consume cantidades excesivas de agua, energía y otros recursos naturales. Necesitamos encontrar nuevas formas de hacer la ropa que amamos, sin que nos cueste la tierra. MODA TÓXICA

Cultivar las fibras de nuestra ropa, procesarla, teñirla y tratar piezas requiere una mezcla de químicos, muchos de ellos tóxicos. El cultivo de algodón usa el 22.5% de los insecticidas del mundo y 10% de todos los pesticidas. Los tintes para los productos de textiles pueden contener químicos peligrosos. Tintes y químicos en fábricas y otros componentes de la ropa y zapatos pueden perforar la tierra, contaminando el agua submarina.

De hecho, los químicos y fertilizantes industriales contaminan la mitad del agua de los ríos de China. Los ríos se han vuelto de color rojo por los tintes. EMISIONES DE CO 2 Nuestra ropa suma alrededor del 3% de la producción global de emisiones de CO 2 . Y eso no es solo por como la ropa está hecha. También influye como cuidamos de ella en casa. Alrededor de la mitad de éstas emisiones ocurre mientras tu ropa está siendo usada, lavada, secada, planchada y tirada.

Mayoritariamente por consumidores Norte Americanos, Europeos y Japoneses. RESIDUOS El año pasado, el mundo compró 73 millones de toneladas de textiles, y solo el 20% es reciclado cada año. Más o menos 350,000 toneladas de ropa usada van al vertedero solamente en el Reino Unido cada año. En el vertedero, la ropa en descomposición libera metano, un gas dañino. Y aún antes de que las prendas lleguen a las tiendas, productos dañados y rollos de marca con textiles reconocibles son desechados o quemados.

Mientras tanto, cada tonelada de textiles descartados son reusados y salva 20 toneladas de CO 2 de entrar en la atmósfera.

Desde el final de los noventas, en Reino Unido y otros países nos volvimos en una nación de consumidores codiciosos. Comprábamos cosas porque podíamos, porque era barato. Y luego compramos más de eso. Muchas cosas ni las usábamos. La mayoría terminaba manchada y en desuso o en una bolsa de la basura encontrada en Oxfam. Incluso las tiendas de caridad no las querían. Las prendas que antes amábamos se volvieron comodidad, una línea de producción en la cual reflexionar.

Sabía que las cosas estaban descentralizadas, y sabía que era una producción feroz – y consumir en masa – no era sustentable. No me inscribí para esto. La cantidad y rapidez a la que estamos produciendo ropa está destruyendo el planeta: usando demasiada agua, contaminando los ríos, destruyendo el ecosistema con pesticidas para algodón y produciendo pieza por pieza y pagándoles de menos a las trabajadoras y demandando horas extras (¡rápido, rápido, más, más!) en fábricas que no son más que trampas de muerte, ¿Cómo pasó esto?

descarga (3)

FUENTE: FASHION REVOLUTION ORG.     

http://fashionrevolution.org/wp-content/uploads/2016/04/HowToBeAFashionRevolutionary_Spanish.pdf

Te puede interesar