PALABRAS HERMOSAS...SERENDIPIA

Vivir Mejor 17 de julio de 2016 Por
Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. También puede referirse a la habilidad de un sujeto para reconocer que ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación con lo que busca.
trébol
SERENDIPIA: DESCUBRIMIENTOS AFORTUNADOS E INESPERADOS

Serendipia es una palabra que deriva del inglés serendipity, acuñado por Horacio Walpole en 1974 después de leer "Los tres príncipes de Serendip", cuento tradicional persa, y las casualidades con las que los protagonistas descubren por accidente y sagacidad cosas que ni estaban buscando.

En la historia de la ciencia son frecuentes las serendipias. También en obras literarias, cuando un autor escribe sobre algo que ha imaginado y que no se conoce en su época, y se demuestra posteriormente que eso existe tal como lo definió el escritor, con los mismos detalles. No se debe confundir con la anticipación o la ciencia-ficción, donde se adelantan inventos mucho más genéricos que casi todo el mundo cree que probablemente existirán algún día.

El experto en Resolución de Conflictos John Lederach, expresa en su libro “Construyendo la Paz” el concepto de Serendipia, si bien no es todavía un término comúnmente entendido y aceptado, cada vez se utiliza más en castellano.  Se trata, por tanto, de la facultad de realizar hallazgos afortunados de forma accidental. La serendipia en la vida cotidiana como parte esencial del cambio constructivo, y, por supuesto, las personas que ejercen en la práctica y las dedicadas a la investigación comparten igualmente este aspecto de las sorpresas cotidianas las reconozcamos o no. Así fue como alguien chocó con el disco de Petri y he aquí que la mezcla no intencionada contenía una sorpresa, más adelante considerada un descubrimiento. De Louis Pasteur a Thomas Edison, lo inesperado, lo no planificado, el error, crearon de repente nuevas avenidas de percepción y comprensión. Las sorpresas son accidentes vistos en la luz positiva. Esto es lo que espero compartir: algunas reflexiones sobre la imaginación moral, el arte y alma de la vocación, y la forma serendipia en que brotaron las percepciones y descubrimientos cuando intentaba encontrar el camino hacia la construcción de la paz.

En Psicología se utiliza la palabra “serendipia” para hacer referencia a la capacidad de hacer un descubrimiento de una manera casual, inesperada o accidental. También se aplica si buscamos una cosa pero encontramos otra.
Todos estos episodios revelan un aspecto decisivo de los procesos creativos y algunos podrían pensar que se trata de “suerte” pero en realidad, detrás de ellos se esconde un periodo de larga preparación, dedicación y esfuerzo. En otras palabras, sin el conocimiento necesario, el mundo estaría lleno de serendipias. ¡Pero no lo está!
Esto se debe a que existen muchas áreas en las cuales es prácticamente imposible hacer una contribución creativa si no se tiene la preparación adecuada. O sea, es necesario investigar o al menos conocer las contribuciones que otras personas han realizado para poder dar lugar a un producto realmente diferente. De hecho, Louis Pasteur lo dijo mejor: “La casualidad sólo favorece a los espíritus preparados”.
El conocimiento es lo que le da sentido a la casualidad, sin este un hecho que para un científico podría ser revelador, la pista que le faltaba, para el resto de las personas es simplemente un hecho fortuito que no es capaz de insertar en un contexto más amplio.
Al hecho de que la creatividad no es un logro gratuito, si bien en determinados casos puede estar empujada o favorecida por una serendipia. Al hecho de que es necesario trabajar mucho para alcanzar un resultado original que se distinga de lo que ya existe. Al hecho de que la creatividad no es un don sino que tiene detrás años de esfuerzo y dedicación. Al hecho de que para desarrollar algo creativo también es necesario proponérselo, ser proactivos y seguir un camino que, paso a paso, nos conducirá a descubrir algo nuevo.

FUENTES: Construyendo la Paz, de John Lederach - Wikipedia - Rincón de Psicología