Locura nacionalista y pretender que vuelva "La colimba"

Derechos Humanos 16 de julio de 2016 Por
En la reunión del Jueves 14 en Casa Rosada los representantes del partido nacionalista Bandera Vecinal propusieron un plesbicito para reinstaurar el Servicio Militar Obligatorio. Repudio en las redes sociales.
Ver galería Omar Carrasco
1 / 2 - OMAR CARRASCO - Fotografía: La Voz

OPINIÓN - Las redes sociales repudiaron la presencia de representantes de un partido nacionalista a la reunión organizada por el Subsecretario de Juventud Pedro Robledo en casa Rosada, la "Mesa de Juventudes Políticas Partidarias" y en la que participaban jóvenes de distintos partidos políticos. Estuvieron presentes la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley y el Jefe de gabinete, Marcos Peña.

Durante la reunión  los representantes se presentaron como  “Bandera Vecinal, un partido nacionalista”. Pidieron que en la próxima elección se haga un plebiscito para reimplantar el servicio militar obligatorio, lo que no fue recibido con buenos ojos por la mayoría de los participantes. Muchísimos mensajes circularon repudiando el hecho, acompañados por fotos de su líder haciendo el saludo Nazi.

Peter Robledo dice que no fueron invitados, que se presentaron como un partido vecinal, en cambio los del partido nacionalista afirman lo contario. En todo caso, más allá de la polémica, preocupa el peligro que encierra el pedido de reinstalar el Servicio Militar Obligatorio, salpicado por hechos de violencia institucional.

Por otra parte, el sitio oficial, Biondini Arg. publicó que: "la Juventud del Partido Bandera Vecinal (La Passaponti), fue invitada y participó en la Casa Rosada del encuentro “Mesa de Juventudes Políticas Partidarias” convocado por el Jefe de Gabinete, Lic. Marcos Peña, y el Subsecretario de Juventud de la Nación, Sr. Pedro Robledo. En representación de nuestro Movimiento, concurrieron al evento los compañeros Gastón Gama y Gabriel Kloster.

El proyecto de proponer un Plesbicito para reinstaurar el Servicio Militar Obligatorio es un profundo retroceso, sobre todo al recordar que fue la muerte de un conscripto lo que puso fin a la colimba: "El 3 de marzo de 1994 ingresó a esa unidad militar junto a otros cientos de jóvenes. A solo tres días de su ingreso, Omar Carrasco desapareció. Su cuerpo fue hallado sin vida el 6 de abril del mismo año".

La muerte de Omar Carrasco en 1994 fue un símbolo de cómo puede encubrirse un crimen institucional, cuando hay impunidad judicial, en un momento histórico que no debemos permitir que regrese.  

Carrasco se incorporó el 3 de marzo de 1994 al Grupo de Artillería 161 del Ejército Argentino, en la localidad de Zapala, Neuquén. Tres días después de su incorporación fue reportado como desaparecido, y considerado desertor. Los padres lo buscaron con desesperación, aunque la Justicia Federal de Zapala demoraba la investigación. La sociedad comenzó a movilizarse y ejercer presión. Un mes después fue encontrado el cuerpo sin vida de Omar, en un cerro del cuartel.

Tengamos memoria...

FUENTES: Página 12- La Nación -  - Espacio Memoria