Posicionan a Bahía Blanca como la capital de la trata de personas

Derechos Humanos 12 de julio de 2016 Por
Informe especial sobre la la Trata de Personas y la Zona Roja en Bahía Blanca
TRATA 2
TRATA DE PERSONAS - Esclavitud del siglo XXI

Redacción de La Nueva - 

Dicen que el 10 de agosto de 1931, en el día de su cumpleaños 53, el dirigente socialista Alfredo Palacios recibió una carta anónima. "Usted no me conoce doctor, pero soy de las tantas jovencitas que allá por 1914 salvó de las garras del hampa. Me trajeron adolescente de Varsovia, engañada, creyendo que me ponía a servir en casa de familia honesta que me daría educación, pero caí. No se imagina, doctor, lo que pasé. Me golpearon, me encerraron, me hicieron prostituta. Estaba vencida, entregada, no conocía a nadie a quien acudir. Pero se levantó su voz y los explotadores se acobardaron".

La víctima polaca aludía a la primera ley contra la trata, dictada el 23 de septiembre de 1913 y conocida como "ley Palacios". Como fue una normativa precursora en su tipo en todo el mundo, la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh, durante 1999, fijó esa fecha como el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas.

"Jóvenes incautas que son traídas a nuestro país para venderlas o encerrarlas en los prostíbulos como esclavas", fundamentaba la ley el exdiputado Palacios. La frase, a más de 100 años, tiene absoluta vigencia.

El negocio de la trata de personas no solo se mantuvo, sino que evolucionó, mutó con los cambios de época y tecnologías y se convirtió en millonario, casi como el narcotráfico y la venta de armas.

Y los bahienses debemos sumar una preocupación adicional: nuestra ciudad está considerada "la capital de la trata" en el contexto nacional. Así de simple. Así de grave. Lo aseguran funcionarios de rango nacional y expertos en la materia que consultó La Nueva.

El puerto, la existencia de diversos establecimientos militares en la zona y la posición geográfica, que la ubica como acceso a la Patagonia y nodo regional, posicionan hoy a la ciudad como el punto más caliente. El proceso secuencial de la trata consta de tres etapas: captación de la víctima, traslado y recepción para su explotación. En este último aspecto lidera Bahía.

La licenciada Zaida Gatti, titular del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, describió a nuestra ciudad como “una zona roja”.

Es tan importante la incidencia de la trata con fines sexuales que, desde un principio, se consideró prioritaria la instalación aquí de una oficina de esa dependencia, algo que aún no se cristalizó pero está en carpeta.

“Hace años que vengo advirtiendo que es una zona roja. Fue mi primera propuesta para las oficinas regionales que venimos abriendo en el país”, sostuvo la profesional, en declaraciones a La Nueva.

Ratificó que “no hemos tenido grandes casos de captación de personas en Bahía”, aunque sí es imponente “la explotación sexual específica”.

Sostuvo Gatti que existen “redes que funcionan captando víctimas en el norte” para llevarlas a sitios que hoy aparecen un poco más encubiertos. “En 2009 tuvimos varios allanamientos en bares que estaban a la vista de todos. Se pueden camuflar, pero no dejan de ser prostíbulos”.

Obstáculos judiciales

El programa nacional a cargo de Gatti se encaminó en 2008, al tiempo de la promulgación de la ley 26.364. En ese momento, Bahía figuraba como una de las seis ciudades para la instalación de una delegación, aunque se hizo difícil avanzar en ese sentido.

“También hemos tenido obstáculos por parte del Poder Judicial. Lo digo hace años, porque estaban muchísimo más acostumbrados a trabajar otros delitos federales”.

En cuanto al trabajo de contención de la víctima, la funcionaria advirtió que “es complejo”, debido a que “el discurso va cambiando minuto a minuto” y uno debe comprender “la razón por la cual relata las cosas del modo que lo hace”.

A su vez, remarcó que el Ministerio de Justicia es “garantía de transparencia” porque trabaja en la materia de manera autónoma, a diferencia de la policía y la justicia.

Aseguró que, por esa razón, tienen una mirada más objetiva y que esa situación “a muchos jueces del país quizás les molesta cuando no tienen intenciones de encontrarse con el delito”.

En cuanto a la modificación del “servicio” y la proliferación de los denominados privados, Gatti dijo que esta modalidad se produjo en todo el territorio nacional y que es una de las maneras en que muta el delito.

“Empezaron a aleccionar el relato de las víctimas, quienes a veces hablan de una cooperativa o de una situación de prostitución autónoma, teniendo en cuenta que en nuestro país no está prohibida. Sabemos que detrás de todas esas mujeres siempre hay alguien que las explota o se queda con un porcentaje alto”, aseguró.

El valor del 145

También reconoció que la puesta en funcionamiento de la línea 145, sumada a las campañas de sensibilización y concientización, provocó el aumento de denuncias.

“Estamos viendo un inicio de investigación diferente al 2009. Hoy vamos a muchísimos allanamientos que comenzaron con una denuncia que se hizo en la línea gratuita. Nuestro circuito es: 145, judicialización del caso, allanamiento, rescate de la víctima, acompañamiento en el refugio y, al final, el debate”.

Señaló que “nuestro objetivo, y el que debería ser de todos los estamentos, es que las investigaciones comiencen a ser más proactivas y no se espere el testimonio de la víctima como prueba fundamental de una causa”.

Para Gatti, la trata “es un delito grave; hay personas involucradas que forman parte de organizaciones criminales, algunas más grandes que otras, que en muchos casos funcionan asociadas con el narcotrafico. La verdad es que la trata y el narcotrafico son delitos que van de la mano”.

Formas de reclutamiento

* Oferta engañosa de trabajo: en medios gráficos o en forma verbal, con tentadoras remuneraciones, sin pretensiones de previa experiencia. Suelen ser para trasladarse a lugares alejados del hogar.

* Falsas agencias de modelo: solicitan fotos de jóvenes, aprovechando su ilusión, realizan castings y desfiles que son una trampa.

* Oferta de matrimonio o convivencia: la vulnerabilidad tiene que ver con el enamoramiento de la víctima, atraída por su agresor, que no se muestra como tal, sino que la engaña y suele prometerle una vida en pareja y estabilidad económica, para alejarla de su familia. En general, la víctima es menor.

* Propiciar el alejamiento del hogar: los reclutadores tratan de provocar la fuga del hogar de niños y adolescentes para aumentar la vulnerabilidad de la potencial víctima y facilitar su captura. Las redes se valen de la indiferencia con que la policía muchas veces toma las denuncias.

* Investigación a través de internet: las redes sociales, chat y blogs suelen ser fuentes inagotables de información sobre potenciales víctimas, aprovechando el exceso de datos personales, familiares y de actividades que se informan públicamente. Falsear la identidad es fácil en la virtualidad (caso Micaela).

Rapto o secuestro: la víctima es tomada por asalto en la vía pública, se ejerce violencia física sobre su persona, es reducida y trasladada con fines de explotación. Antes se produce un estudio de la víctima para facilitar su sometimiento.En medio de la búsqueda de Micaela Ortega, hallada sin vida el 28 de mayo, su madre recorrió distintos sectores de la ciudad y tuvo contacto con situaciones peligrosas.

Mónica Cid: "Vi que hay mucha trata de personas"

Durante los 35 días que transcurrieron hasta que la noticia más triste llegó a sus oídos, Mónica Cid no dejó de recorrer la ciudad buscando a Micaela.

En esas noches, en las que ella misma se encargaba de hacer averiguaciones con la ilusión de encontrar a la adolescente de 12 años, tomó contacto con algunas situaciones que para la mayor parte de la comunidad, quizás, pasan inadvertidas.

Esta valiente madre no solo pide justicia por su hija, sino que levanta la voz para alertar y evitar que a otras chicas les pase lo mismo.

En ese contexto, Mónica también advirtió que el tema de la trata resulta preocupante.

“Uno de esos locos pensamientos fue empezar a investigar sobre ese tema. Lo que pude ver es que Bahía es una ciudad de paso, no hay control y a cualquier chico se lo pueden llevar en un colectivo o un camión. Transitando las noches y pubs, ya que ahora no son más cabarets, o privados, pude ver que hay mucha trata de personas”.

Gran parte de la búsqueda de Micaela se concentró en Ingeniero White. “Ahí estuvimos haciendo un trabajo de inteligencia, acompañados por la policía, toda la parte de Guillermo Torres está clausurada, pero todavia existe (la prostitución) en el lugar. Ellas (por las mujeres) dicen que trabajan por su propia voluntad, pero no puedo creer que sea así”.

Comentó luego que “he visto muchas nenas transitar por las noches con personas mayores. Ellos dicen ser su pareja, pero es difícil creer que una persona de 60 y pico años esté con una nena 15”.

“Me llegaron a decir que quizás no todas las mamás eran como yo, que quizás a esas nenas nadie las buscaba y no podía creer que un chico no sea buscado”, continuó.

Agregó que “me decían que 'Mica' no quería ser encontrada, porque hay chicos que se van por sus medios y hacen su vida. El Estado lo permite y por eso pasan estas cosas”.

Cid admitió que en un momento pensó que su hija podría haber sido engañada por alguna persona relacionada con este tipo de delito.

“Nunca pensé que Micaela podía haber sido víctima de esta persona (por Jonathan Luna), pero sí que la habían captado a través de las redes sociales”.

Finalmente, sostuvo que “no encontré nada en el caso de mi hija respecto de la trata, pero a partir de eso empecé a investigar en qué manos podría haber estado; por supuesto que nunca me imaginé encontrarla muerta”.

La palabra de una especialista

Raquel Hermida Leyenda es abogada, especialista en criminología y presidente de la Red de Contención contra violencia de género y los delitos contra la integridad sexual y menores, que funciona desde 2012, con un equipo muldisciplinario, entre los que se destacan una psicóloga que fue clave para la condena del cura Julio César Grassi.

En el ámbito es palabra autorizada en materia de trata de personas. Y por eso preocupa que haya ratificado el diagnóstico oficial: posicionó a Bahía casi como "la capital de la trata".

"Tiene una ubicación geográfica determinante y larga historia. Es como Tandil con el abuso. En el caso de Bahía, el puerto y el ingreso a la Patagonia son determinantes", sostuvo Leyenda.

Organismos internacionales, como Missing Children, con estadísticas anuales, confirman a nuestra ciudad en la ruta de ese delito según la letrada.

"Estudié la problemática de trata en el exterior y siempre aparece el nombre de Bahía. En distintos congresos, como en Londres o España, siempre figura Bahía. Está identificado por los organismos internacionales. Cuando uno hace un estudio de trata, lo hace con un globo terráqueo y usted sabe qué ciudades de Italia, de España, Francia y hasta Estados Unidos tienen la organización. Y dentro de ese globo están marcadas Bahía y la Patagonia. Son el centro de mayor trata del país", ratificó.

De 10 mujeres que se usan como mercancía para la explotación sexual, al final del camino sobreviven solo 4, de acuerdo con la abogada. "En el traslado se pierden muchas vidas, que son enterradas por el camino. El tema es que en la Patagonia hay pocas mujeres y muchos hombres y, cualquier chica secuestrada, pasa por Bahía", dijo.

Reconoció Leyenda que la irrupción de las redes sociales ha cambiado la captación y que hoy, así como para hacer una transferencia monetaria no se va más al banco y se hace on line, con la trata sucede lo mismo.

"Las chicas que llegan a Bahía son de países limítrofes y también de centroamérica, porque en muchos de esos lugares tienen naturalizado el abuso sexual y la prostitución", afirmó Leyenda para recalcar que solo se puede estudiar la temática "sabiendo que hay complicidad y funcionabilidad de muchos jueces y fiscales, a quienes el tema no les interesa".

¿Algo más que dos homicidios?
Katherine, Micaela y los "claros indicadores"

La doctora Leyenda no tiene dudas de que los casos de Micaela Ortega y Katherine Moscoso pueden encuadrarse como trata de personas. Cree que reúnen todos los indicadores.

"La edad de la víctima (preadolescentes o jóvenes), la presencia de mujeres adultas en algunos casos (por la concubina de Jonathan Luna) y, un tema importante, cierto exceso de peso de las niñas. Se buscan chicas que estén en un peso superior a la media, que no sean delgadas, porque hay un proceso donde se droga a la víctima, para el traslado, Sino las pierden en el camino", detalló.

En el caso de Micaela, opinó que "para mi es un cuento que esta mujer (María Eliana Espinoza) es la novia (de Luna) y que ella era víctima de violencia de género. La violencia de género muchas veces las usan para enmascarar. Para qué quieren mujeres grandes, para otorgarles a las chicas una falsa contención y confianza y esa mujer mayor, a su vez, va capacitando a otras".

Acerca de la causa de Monte Hermoso -Leyenda asistió a la familia de la víctima hasta que denunció amenazas y renunció-, declaró que "había un grupo de la policía que se nutría de un prostíbulo, donde las prostitutas eran dos chicas discapacitadas. Son víctimas de trata por su vulnerabilidad y, cuando más discapacidad tienen, más fácil es captarlas. De hecho, hay un mercado de chicas con síndrome de down; el año pasado creo que hubo 12 desaparecidas", agregó.

Por último, Leyenda aconsejó a los padres que incorporen a sus computadoras un programa oculto que se emplea para "grabar y leer las contraseñas". "Si usted le dice que va a controlar a su hijo, va a generar 40 perfiles", destacó.

Bahía y Dorrego

Cinco condenas por trata en la ciudad

2012: Osvaldo Montiel, Estela Vera y Élida Barsi (privado de Belgrano 331).

2013: Hugo Natalio Morán y Julio César Michiels (cabaret de Coronel Dorrego).

2014: Héctor Oscar Mariño (privado de Palau 69).

2014: Javier Villegas Martínez y Miriam Moncada Miranda.

2015: Claudia Susana Olguín(cabaret de Coronel Dorrego).

Penas

 Desde 2012 (ley 26.842), al eliminarse el consentimiento de los mayores como eximentes de la responsabilidad del tratante (nadie puede consentir válidamente ser explotado), aumentó el número de condenas. Cuando la víctima es mayor, la pena de prisión a quien la explota es de 4 a 12 años y, si la víctima es menor de 18, de 10 a 15 años.

Competencias

 El delito de trata de personas es abordado en el ámbito federal, aunque en la órbita provincial, especialmente motorizadas por el fiscal Mauricio del Cero, ya se registraron al menos 6 condenas por facilitación y explotación económica de la prostitución, entre ellas la de Fernando Long, quien, sin ser proxeneta, promocionaba la oferta sexual de la ciudad mediante una página de “clasificados” virtual. Esa sentencia, a 4 años de prisión, no tiene precedentes en el país y ya fue pedida por fiscales de La Plata. A partir de las investigaciones, Del Cero estableció que las mismas víctimas eran trasladadas sistemáticamente, primero a través de los cabarets de Bahía, White y Punta Alta y luego entre los privados.

Te puede interesar