Nieto 120: José Luis Maulín, la desdicha de portar una identidad que no es la propia...

Derechos Humanos 30 de junio de 2016 Por
LAS ABUELAS DE PLAZA DE MAYO ANUNCIARON LA RECUPERACIÓN DE JOSÉ LUIS MAULÍN PRATTO, QUIEN EN CONFERENCIA DE PRENSA SOSTUVO QUE "A PESAR DE QUE PASARON 39 AÑOS CONMIGO SE SIGUE COMETIENDO EL MISMO DELITO"
descarga (6)
JOSÉ LUIS MAULÍN JUNTO A ESTELA DE CARLOTTO - Foto: Página12

Opinión - Ab. Natalia Cruz ([email protected])

Cuán distintas fueron las palabras que escuchamos del nieto 119 Mario Bravo, quien dijo en diciembre de 2015: "Es un milagro haber encontrado a mi mamá con vida". Un abrazo más, una historia que comenzó a reconstruirse, una identidad más recuperada.

Si bien los padres biológicos del nieto 120, están vivos, y se reencontraron con su hijo en 2009 la presentación de este nieto, tuvo que esperar hasta este Miércoles 29 de Junio. Las Abuelas de Plaza de mayo presentaron a su nieto 120, una presentación unida al reclamo que sostiene hoy José Luis Maulín Prato, quien desde el 2009 comprobó mediante puerbas de ADN que era hijo de Ruben Maulín y Luisa Pratto, desaparecidos en octubre de 1976 en la ciudad de Reconquista, Provincia de Santa Fe.

El reclamo  tiene que ver con que la Justicia Federal de Santa Fe, sigue sin reconocer su verdadera identidad, sigue revictimizando a quien es una víctima de la última Dictadura Militar argentina, continuando en su persona el proceso de dolor.

Se conoció que Luis nació en 1977 en una clínica privada, y fue entregado al matrimonio conformado por José Angel Segretín y Cecilia Góngora, civiles vinculados a la Fuerza Aérea. Luego y como era de practica en esa época lo inscribieron en el registro civil bajo el nombre de José Luis Segretín. Su hermana biológica Gladys, llegó a comprobar que su posible hermano concurría a la misma escuela que ella, pero cuando se acercó a hablarle recibió las amenazas de Cecilia Góngora.

En 2008, José Luis  escucho el relato de su verdadera madre, se contactó con su familia y  en 2009 realizaron los estudios en el Banco Nacional de Datos Genéticos donde se acreditaron sus vínculos familiares.

Han pasado los años, hoy tramita el juicio por apropiación y las palabras José Luis son: "Soy José Luis Maulín, pero estoy obligado aún a nombrarme como José Luis Segretín", añadió "la congoja y la desdicha de portar una identidad que no me es propia y ser víctima de un delito que se cometió hace 38 años, pero que se repite cada día" y que alcanza también a sus hijos de 12 y 16 años quienes no pueden llevar el verdadero apellido de su padre.

La demora de la justicia en reconocer la identidad de José Luis, fue atribuida por Estela de Carlotto a que los apropiadores son civiles y en ese sentido sostuvo que "se trata de una cuestión política e ideológica que intenta tapar la complicidad civil con el terrorismo de Estado".

Las Abuelas, "exigen a la Justicia Federal de Santa Fe que le devuelva su verdadera filiación, que fue esclarecida en 2009. José Luis, desde entonces, reclama por distintos medios recuperar su verdadero apellido", víctima no sólo de un Estado Genocida, hoy es víctima del retardo de Justicia, que desde el 2009 re victimiza no sólo a José Luis sino a sus hijos, quien no pueden portar el apellido, la verdadera identidad de su padre.

Comparto el Link de los casos resueltos; el listado que contiene la nómina de los nietos recuperados, donde por decisión de las abuelas se incorporará el nombre de José Luis, siendo las Abuelas de Plaza de Mayo, hoy, quienes realizan un acto de reparación y verdad histórica, acto que deberá realizar la Justicia Federal de Santa fé, esperemos dentro de poco tiempo.

 http://www.jus.gob.ar/derechoshumanos/conadi/nietos-buscados-y-restituidos.aspx